Categorías: Remedio

Indicaciones:

Diarrea, disentería, heces hemorrágicas, disentería (tifus), cólico, enfermedad de Crohn.

“Si alguien sufre de disentería, que tome dos yemas de huevo, tire las claras y bátalas hasta que obtenga una espuma en una taza. Cuando tenga ya esto listo que añada comino y un poco de pimienta molida, póngala en una media cáscara de huevo y que las cueza al fuego y que se lo dé al enfermo después de que este haya comido antes un poco de pan blanco o de biscote…” (PL 1295 C; CC 200, 18-28)

También dice Santa Hildegarda respecto a la diarrea:

“Por lo demás lo que coma el enfermo debe ser caliente y tierno como pollo o pescado. Pero no debe comer ¡ni arenque ni salmón! Evitará la carne de buey, el queso, las verduras groseras y crudas, el puerro y el pan de centeno y de cebada, así como todo lo que está asado o hecho a la parrilla con excepción de las peras secas (al horno)… No beberá agua sino vino…” (CC 200, 33ff; Basel Cap. 6-14)

Receta (huevo antidiarreico):
  • 8,5g de polvo de comino
  • 1,5g de pimienta blanca
  • 2 yemas de huevo
  • Mezclar todo y calentarlo dentro de la cáscara hasta que la yema batida se solidifique

Aplicación:

Comer primero un trozo de pan duro (pan de espelta), y después una cucharada sopera de huevo antidiarreico cocido al punto, sin sal. En casos graves repetir esto 2 ó 3 veces cada día. En caso de diarrea ordinaria, una sola toma es suficiente.

Para las diarreas de verano hay que tomarlo durante 3 ó 4 días. Para tratar las inflamaciones graves del colon que se han arrastrado a menudo durante años (cólico ulceroso) y que obligan a ir de 6 a 10 veces al baño o más cada día, según el grado de postración psíquica, es necesario una duración más larga del tratamiento con el huevo antidiarreico. En este caso hay que dar el tratamiento al enfermo 1 ó 2 veces por día con paciencia durante semanas e incluso meses. Añadiendo, claro está, una sopa de harina de espelta.

Este remedio ha dado buenos resultados, en particular en los casos de viajes a los países tropicales y por lo tanto nunca debería faltar en un botiquín de viaje.

Se encuentra ya preparado y listo para tomar en el comercio.

En estos casos están totalmente prohibido durante el tratamiento:
  • La leche y todos los productos lácteos como el queso, el queso blanco, la crema fresca (la mantequilla, en cantidades muy limitadas, se podrá tomar en determinados momentos)
  • El pan integral, el pan de cebada, el pan multicereales y los pastelitos frescos
  • El agua en general (incluyendo todas las aguas minerales)
  • Todos los alimentos fríos, los asados, fritos y aliñado con cosas fuertes (mostaza, pimentón)
  • Las cosas crudas, las ensaladas, las frutas crudas
  • Las coles, las venenos de la cocina (fresas, melocotones, ciruelas y puerros), los pepinos, los encurtidos, el puré de patata
  • La carne de ternera, las conservas, la charcutería
  • El azúcar, los productos azucarados, las confituras
A partir del tercer día de la enfermedad, o si las heces tienen tendencia a ser líquidas, se permitirán los siguientes alimentos:
  • Pan blanco de espelta, biscotes de espelta, galletas duras de espelta harina de espelta y los productos elaborados con ella (spätzel, pasta de espelta…)
  • Vino caliente, el tinto es el más adecuado
  • Pollo o caldo de pollo condimentado con hisopo
Paulatinamente se irá añadiendo:
    • Tarta de manzana poco azucarada y no demasiado reciente
    • Compota con trozos de manzana (no triturada)
    • Ternera e hígado de ternera en estofado
    • Frambuesas, cerezas y moras (cocidas)
« Volver al índice