febrero 2, 2017 Home, Salud No hay comentarios

Queridos amigos de Santa Hildegarda para estar en forma, y afrontar este tiempo de invierno tan frío, debemos recordar que Santa Hildegarda también nos puede ayudar con sus consejos.

Tenemos a nuestra disposición varias posibilidades según las circunstancias. Unos remedios son preventivos y otros nos ayudan si hemos llegado un poco tarde y ya hemos pillado la gripe o un buen resfriado y necesitamos ayuda rápidamente.

Os recordamos, de forma breve, los principales remedios que ella nos recomienda para estos casos.

Para estar en forma en invierno tenemos la Mezcla de polvos de Pelargonio (geranio robertiano o geranio inglés) en distintas presentaciones.

El Dr. Strehlow en su libro Der Hildegard Kompass presenta la mezcla de polvos de pelargonio como un remedio universal para la gripe y las secuelas de la gripe, dolores de garganta, tos gripal, enfriamiento, dolor de cabeza en casos de gripe, catarro o gripe intestinal, debilidad del corazón, dolores del corazón después de una gripe, y para eliminar las toxinas de los virus de la gripe, dolor de cabeza por cambios de tiempo, bronquitis, inflamación de los senos y de las amígdalas.
 
El Dr. Strehlow da las siguientes recomendaciones para su uso:
  • Como protección contra la gripe y los catarros poner de 1 a 3 puntas de cuchillo en la mano y lamer los polvos directamente o espolvorearlos sobre la comida.
  • Cuando empieza un catarro simple poner 1 punta de cuchillo sobre un papel o en la palma de la mano y aspirar fuerte procurando que entre algo de polvo en la nariz, sonarse la nariz a menudo y volver a aspirar polvos otra vez (no realizar en caso de congestión nasal purulenta).
    Repetir varias veces al día durante 4 semanas.
  • En casos de dolor de cabeza, debido a la gripe, tomar de 1 a 3 puntas de cuchillo de la mezcla de polvos de pelargonio con un poco de pan de espelta y un poco de sal.
    Es muy eficaz y actúa enseguida (una vez comido el pan).
  • En casos de tos por gripe preparar una tortilla (o crepe) de la siguiente manera: hacer una masa (como la de las crepes) con 50g de harina de espelta, el agua que admita y cinco puntas de cuchillo de la mezcla de polvos de pelargonio y, con algo de mantequilla en la sartén, se hace hasta que la crepe esté doradita. Se le puede mejorar el sabor añadiéndole trocitos de manzana y algo de azúcar de caña.
  • En casos de catarro intestinal y ardores de estómago, tomar tres veces al día 3 puntas de cuchillo de la mezcla de polvos añadiéndolos a la comida, hasta que se logre la mejoría.
    Una de las secuelas de las toxinas de los virus de la gripe es que pueden dañar el funcionamiento correcto de las válvulas del corazón. Después de una gripe pueden producirse daños en el corazón y una gran debilidad cardiaca. Por eso, después de una gripe es conveniente añadir, durante cuatro semanas, tres veces al día, 3 puntas de esos polvos en las comidas.
  • En caso de resfriado y dolor de garganta podemos tomar vino caliente con polvos de pelargonio. Se hierve 1 cucharadita de polvos de pelargonio 1-2 minutos en vino (aproximadamente 1 taza) y se bebe lo más caliente que se pueda (sin dejar de removerlo). Tomándolo por la noche antes de acostarse nos permite conciliar el sueño más fácilmente, y nos hace sudar, pero por la mañana nos sentimos mejor. Es conveniente repetirlo durante varios días.

<br/ >Para facilitar su uso existen también los Comprimidos de mezcla de polvos de Pelargonio

Estos comprimidos de polvos de pelargonio son muy prácticos para tomarlos a lo largo del día y se pueden llevar en el bolsillo para tenerlos siempre a mano. Evitando que se derramen los polvos.

Para prevenir o descongestionar la nariz también tenemos el Spray de Pelargonio

Esta composición a base de aceites esenciales de pelitre, geranio robertiano y nuez moscada tiene una fragancia refrescante agradable y actúa destaponando la nariz.

Consejos de uso: Pulverizar al aire 2 o 3 veces con el spray o nebulizador para desinfectar el aire del ambiente. Si además pulverizamos, por ejemplo, sobre la camisa, el jersey o la almohada, el efecto es más intenso.
No se debe nunca pulverizar directamente sobre la cara.

 

 

Es otra receta original de Santa Hildegarda de Bingen. Produce una sensación de liberación en el pecho y es muy conveniente su uso especialmente durante la estación fría.

Este aceite se aplica con un ligero masaje sobre el pecho en casos de tos, bronquitis y resfriados. Se usan unas pocas gotas varias veces al día sobre la zona del esternón. Aplicado antes de ir a la cama ayuda a tener un sueño más fácil y reparador.

Indicaciones complementarias: El aceite de ajenjo puede causar alergia, en algunos pocos casos, por eso primero se debe probar aplicando una gota en el dorso de la mano con un ligero masaje. Se esperan 5 minutos y si se pone rojo no se puede aplicar en esa persona.

 

 

Ayuda a fluidificar la mucosidad gracias a sus ingredientes: marrubio, eneldo e hinojo. Esta decocción de vino tiene un alto contenido en potasio, hierro y aceites esenciales de marrubio disueltos.
Esta mezcla tiene propiedades calmantes y expectorantes en casos de tos irritativa y ronca.

 

 

Dice Santa Hildegarda:

“Recoger la savia de los sarmientos podados en un frasco muy limpio pronto por la mañana y hasta el mediodía [no después, pues la savia se echará a perder] y guardarla en un cuarto oscuro”. (PL 1244 D)

Los niños sufren frecuentemente de dolor de oídos. Este aceite de oliva con savia de vid es ideal para calmar el dolor de oídos.

Se aplican unas gotas con un masaje suave alrededor del oído por la parte externa con cuidado de no introducir ninguna gota en el interior del oído y se mantiene el oído con calor mediante una bufanda o un pañuelo. Los testimonios son concluyentes en cuanto a su eficacia y rapidez.

Bebida de Verbasco e Hinojo para la ronquera

Mezcla: 40g de flores de verbasco y 60g de semillas de hinojo.

El doctor Strehlow, en uno de sus libros, recomienda cocer 5 cucharadas soperas de esta mezcla en 1 litro de vino 3 minutos y colar. Guardar en un termo e ir bebiendo a lo largo del día. Cada hora un vasito (20ml) o cuatro veces al día ½ taza. A los niños se les da cada hora dos cucharadas soperas y para niños pequeños, a partir de los 3 años, una cucharilla cada hora. Al cabo de 2-3 días la ronquera tendría que estar solventada. Y ya se puede dejar de tomar el remedio.

Queridos amigos de Santa Hildegarda espero que el post de hoy os sea útil para aliviaros a vosotros, a vuestros familiares, amigos y que, además, Santa Hildegarda vaya siendo más conocida aunque solo sea por los beneficios prácticos que nos aporta.
Puede que para muchos la salud sea la primera puerta de entrada para conocerla.
 
Os deseamos que con estos remedios paséis este frío tiempo de invierno sin grandes sobresaltos.

Siempre tenemos que dar gracias a Dios y en este caso también a Santa Hildegarda que no se calló lo que la Voz le dijo que escribierá.

Escrito por Casa Santa Hildegarda