enero 4, 2018 Home, Salud 1 comentario

Por la Dra. Isabel Bellostas Escudero

Lo primero que hacemos con estos niños es una buena historia clínica que incluya cómo estaban la madre y el padre antes del embarazo y en el momento de la concepción del bebé, su relación, sus enfermedades (la flora intestinal de la madre se ve afectada por hormonas, medicaciones, alimentación y es la que determina la flora que va a adquirir el hijo en primera instancia), cómo fue el embarazo, vacunas recibidas durante este por la madre, cómo fue el parto y post parto (un parto complicado o largo puede producir una compresión de los huesos de la base del cráneo del niño que puede producir autismo por sí misma o facilitarlo), la historia del niño desde el nacimiento: desarrollo, enfermedades, sueño, alimentación, medicamentos, vacunas, entorno, tratamientos realizados, documentación y pruebas médicas. Exploración física por aparatos y entrevista sin prisa y profunda sobre su estado actual.

Cuantificaremos el autismo o trastorno generalizado del desarrollo con una escala en colaboración con los padres presentes, o la traerán hecha desde casa. La actualizaremos cada tres meses o cada vez que se introduzca una variación en el tratamiento, a los dos meses de esta, más o menos, para ver su efectividad.

Los niños con autismo presentan patología física en los siguientes aparatos y sistemas orgánicos.

Digestivo: presentan un 100% de inflamación intestinal en varios tramos del tubo digestivo y muchas intolerancias alimentarias o alergias clase III. Las medidas a tomar son:

Análisis de su flora intestinal, sin patología aguda intestinal en el momento de la toma de muestra, por un laboratorio de referencia nacional e internacional experto en microbiota y terapia de reposición según su analítica. En el caso de no podérsela hacer, existe un protocolo general que aplicaremos. Este protocolo lleva de 6 meses a 1 año.

Intentaremos no dar antibióticos por las infecciones que se presenten a no ser que sea imprescindible o indicada para una patología particular no tratable por otro medio. Las infecciones las trataremos con terapia probiótica (enterococos), fitoterapia o vitamina C.

Igualmente, no usaremos antiinflamatorios o antitérmicos de forma sistemática para la fiebre o el dolor.
Daremos los remedios de Medicina de Santa Hildegarda para las infecciones o inflamaciones concretas y bajaremos la fiebre si es necesario con Bebida de Galanga y zumo de frambuesa o/y vitamina C, con el aporte nutricional y de reposición hidroelectrolítica adecuada. La prevención de la gripe e infecciones víricas se hará con Pelargonio.

1. Saneamiento intestinal con el Electuario de Peras, con la Mezcla de especias de Hinojo de los Alpes, tres veces al día durante 6-8 semanas (media o una cucharadita antes de desayunar, una o dos tras comer y de una y media a tres cucharaditas tras cenar. Lo acompañaremos en segundo término con Rompepiedras, Lepidium latifolium, a dosis adecuadas por la edad en forma de gotas o comprimidos, todo el tiempo del electuario.

Para quitar la cándida daremos la primera semana una taza de decocción de semillas de Hinojo con una cucharada de vinagre tras la comida.

Mientras se toma el Electuario de Peras, con la Mezcla de especias de Hinojo de los Alpes, se puede introducir la Bebida de Escolopendra, para curar su hígado y glándulas digestivas, una pequeña cantidad tras las comidas, según la edad. Un adulto toma 20ml tras cada comida y, cuando se acostumbra al sabor, la misma cantidad antes de la comida. Un niño con autismo tomará una cucharadita e incluso unas 10 gotas siguiendo la misma pauta. Durante 4 semanas, que se pueden prolongar si se necesita.

Posteriormente para el sellado intestinal tomará Bebida de Sanícula, a dosis adecuadas por edad, otras 4 semanas.

Una cucharadita de Semillas de Zaragatona tres veces al día en las comidas o con líquidos para asegurar una buena salida de los residuos. En el caso de no tolerar las semillas, que es raro, se puede hacer Vino de Zaragatona, con vino dulce bueno que se hierve con unas dos cucharadas de semillas por litro, perdiendo prácticamente todo el alcohol, se cuela y se guarda en la nevera. Vehicula el mucílago y hace la función de la semilla entera. Se dan tres cucharadas o cucharaditas, según la edad del niño, al día.

Para el dolor por reflujo ácido: Infusión de Hinojo antes y después de comer. Para la inflamación gástrica, el Extracto de Regaliz y Rosas, en tandas de 3 días.

2. Cambio dietético con exclusión de todos los cereales, salvo Espelta Monococcum, y sin productos lácteos de origen animal salvo mantequilla clarificada (sin caseína), soja, azúcar blanca y aditivos. Si el niño lleva tiempo sin tomar gluten iniciaremos la introducción de la espelta lentamente, a lo largo de cuatro semanas comenzando por granos remojados y cocidos en pequeña cantidad en el desayuno, comida y cena, para después ir pasando lentamente y observando su respuesta física y anímica a todas las formas de comer espelta que tenemos: pasta, sémola, arroz de espelta, harinas, pan, biscotes y galletas. Dependiendo de su capacidad de masticación podemos introducir la sémola de espelta en primer lugar. Tomará espelta tres veces al día.

Si es posible por edad (a partir de los 5-7 años) se pueden hacer pruebas de intolerancias alimentarias o alergias alimentarias grado III, que nos permiten ajustar mejor la dieta, aunque no son permanentes. Si es intolerante a espelta por las pruebas o por clínica (no encontrar mejoría tras el cambio en dos semanas o que se produzca un empeoramiento de los síntomas neurológicos o físicos), se introducirá más tarde, haciendo el resto del tratamiento.

Seguimos en todo lo demás las indicaciones de la dieta de Santa Hildegarda para enfermos con exclusión de los venenos de cocina y la carne de cerdo y las de la dieta infantil, si el niño afectado es pequeño.

Tomará en abundancia, diariamente es lo mejor, Caldo de Pie de Ternera según la receta de Santa Hildegarda, a ser posible con las especias. Si no es posible al menos la gelatina que se forma hirviendo el pie troceado de ternera en agua que se hace líquido cuando se calienta o se añade a otro plato caliente. Tenemos en este remedio un gran efecto antiinflamatorio y alcalinizante tan necesario.

Tomará Castañas en la temporada, crudas, cocidas o asadas y el resto del año en forma de harina de castañas que se puede mezclar con miel desespumada o en forma de castañas pilongas remojadas, dos o tres días por semana, al igual que almendras crudas, 4-5 al día, o en leche de almendra hecha en casa.

Tomará tres Galletas de la Alegría y de la Inteligencia al día, 5 si es un adolescente. Si no tolera la espelta se harán en casa con trigo sarraceno, o sólo con la harina de almendras.

3. Pelitre en polvo tres veces al día al menos media cucharadita, en la preparación de alimentos o como condimento una vez hecha la comida, para la buena digestión de los alimentos y para las infecciones intracelulares.

Galanga en polvo a discreción como aderezo en las comidas que la permitan. Los niños se irán acostumbrando al sabor y es una gran ayuda para la circulación periférica.

4. Durante al menos 4 meses se tomará asimismo la Bebida de hojas de Nogal, una cucharada por la mañana y dos tras la comida, dependiendo de la edad de niño, contra los parásitos intestinales. Alternaremos la bebida de nogal con la Bebida de Ajenjo cada 4 meses o menos tiempo, 10ml en ayunas a días alternos. Se puede alternar con la Bebida de Nogal. No debemos dejar nunca de luchar contra los parásitos. Según el grado de parasitación y la respuesta al tratamiento anterior valoraremos dar antiparasitarios sistémicos o protocolos de desparasitación compatibles con la edad del niño y el resto del tratamiento.

5. Llevará un topacio dorado al cuello en contacto con la piel.

6. En el autismo, la comunicación alma-cuerpo se encuentra interrumpida. Para rehacerla estimularemos los sentidos.

Los ojos, con la observación de la naturaleza, paseos en bosques y jardines verdes, mar, cuanto más salvajes, mejor y diariamente si puede ser.

Los oídos, estimulando la escucha mediante técnicas de neuroestimulación auditiva basadas en el canto gregoriano y la música del barroco.

El olfato haciéndole  oler esencias naturales de lavanda, rosas, incienso, hinojo etc.

El gusto, con alimentación sana y alimentos sin aditivos, si es posible  de cultivo  y origen ecológico, cocinados en casa de forma que conserven lo más posible su sabor verdadero , evitando alimentos procesados industrialmente y desvitalizados, sin conservantes, ni aditivos, ni  edulcorantes. Usaremos sal marina sin refinar en cada comida que lo precise, sin miedo a poner sal verdadera a los alimentos.

El tacto lo estimularemos con el contacto físico, cuando sea posible y no genere rechazo y con el movimiento, para el que existen terapias específicas con el fin de estimular su sistema vestibular que controla el equilibrio, la postura y la lateralidad.

7. Para el sueño y las pesadillas usaremos  Según recomienda Santa Hildegarda, una laja de jaspe rojo debajo de la almohada,el cojín de betónica cerca de su cabeza o una almohada rellena de cascarilla de espelta y el vino apagado, sin alcohol significativo, antes de dormir. Para el nerviosismo, la infusión de hinojo y balsamita.

8. Para la autoinmunidad, tan predominante en los niños con autismo, con anticuerpos anti componentes neurológicos y endocrinos, usaremos la Bebida de Lentejas de Agua durante, al menos, tres meses al año, unos 20ml por la mañana en ayunas y antes de acostarse los niños mayores y la mitad (10ml) los pequeños. Valoraremos la conveniencia de realizar un análisis de sangre hildegardiano (ASH) en niños mayores de 12 años y la autohemoteria simple semanal durante 10 semanas.

9. Lo más esencial del tratamiento es la oración de los padres o parientes unidos sobre el hijo o la hija afectados. Esa oración hace que todo se optimice. Se debe realizar diariamente sobre el niño por la noche formando un arco de Amor padre y madre sobre él. El padre impondrá sus manos sobre el niño bendiciéndole, también por la mañana. Como verdaderos centinelas de la salud de su hijo, centrarán su oración y su vida para que su hijo o hija se curen. Es muy recomendable llevar un diario con lo más significativo del día. Debe ser bendecido todo lo que entre en el niño o niña, dando gracias a Dios por todo.

Escrito por Casa Santa Hildegarda